Blogia
VEN AK

Miles de espiados por el Bluetooth de su móvil

Miles de espiados por el Bluetooth de su móvil


La Universidad de Bath sigue desde hace tres años el rastro de miles de personas a través del sistema de conexión sin cables Bluetooth, utilizado por casi todos los teléfonos móviles. 
 

Aunque la universidad asegura que no conoce la identidad de las personas que están siendo rastreadas, éstas no tienen conocimiento de que una gigantesca base de datos está almacenando información de sus movimientos. El rastreo forma parte de una investigación académica para conocer mejor los hábitos de la gente, pero según el diario The Guardian es un ejemplo de la facilidad con que se puede controlar a las personas gracias a las nuevas tecnologías y, según algunas organizaciones defensoras de la privacidad, el estudio constituye una violación de los derechos de los afectados.

La universidad empezó a trabajar en el proyecto hace tres años. Al principio se limitó al área de la ciudad balneario de Bath, pero luego colgó en Internet los programas que permiten escanear la presencia de las señales de Bluetooth y enviarlas a la base de datos del programa Cityware en Bath. El programa ha sido descargado por internautas de todo el mundo y se estima que en estos momentos hay unos 1.000 escáneres siguiendo por el globo las señales de Bluetooth de 250.000 usuarios de teléfonos móviles. El sistema permite saber la localización del teléfono cuando éste se acerca a menos de 10 metros del escáner.

Se puede saber, por ejemplo, los hábitos de una persona, a qué hora se fue al pub y cuándo se fue a dormir. O a qué lugares viaja. El programa ha localizado en Caracas y en París un Bluetooth que fue escaneado por primera vez en San Francisco.

Aunque muchos usuarios de Bluetooth se identifican con seudónimos, muchos lo hacen con su propio nombre. Y, en todo caso, es posible conocer la identidad, teléfono y dirección del usuario. "El objetivo no es localizar a individuos. Estamos interesados en el comportamiento agregado de los habitantes de la ciudad como conjunto", se justificó el director de Cityware, Eamonn O’Neill, en declaraciones a The Guardian. "La noción de que una agencia consideraría seriamente el escaneo de Bluetooth como una técnica de vigilancia es ridícula", añadió. O’Neill describió el proyecto como "observación del público", más que vigilancia, y según él permitirá investigar problemas como la propagación de epidemias.

No es la primera vez que se utiliza el Bluetooth para seguir rastros. En la ciudad holandesa de Apeldoorm, una página de Internet utiliza la misma tecnología para mostrar al público dónde están los usuarios de Bluetooth sin que éstos lo sepan, para que su rastro pueda ser seguido por familiares y amigos.

Autor:   Walter Oppenheimer
 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres